#EleccionesEdomex #Elecciones2017

O las encuestas ya no son lo que eran antes o vivimos una regresión ética donde pagarle al encuestador para influir en el sentimiento de la gente se a vuelto una moda. Yo creo en la segunda opción.

Puedes ver este comentario en el vlog: https://www.youtube.com/watch?v=ElHZ7bGBSnA

 

En 2016 la mayoría de encuestas, y me refiero a IPSOS, Mitofsky, Parametría y GEA daban al PRI triunfos para gobernador en Veracruz, Tamaulipas, Quintana Roo y Durango. En 2015 colocaban al PAN y PRI empatados en Nuevo León.
Si ya lo olvidaron aquí pongo ligas de dos ejemplos:

Screenshot 2017-05-29 18.46.09.png
Mira la encuesta Nuevo León 2015

Screenshot 2017-05-29 18.44.54.pngMira la fallida encuesta Veracruz 2016

Se ha vendido la idea de que mientras más fórmulas estadísticas se utilicen y si la metodología es más compleja, la encuesta será más acertada. Nada más falso.
Las encuestas dejan de lado variables cualitativas y de sentimiento que solo son posibles de identificar si se reside en alguna de las entidades y si se tiene contacto con la gente a lo largo de la campaña.

¿Cómo integrar variables cualitativas a las encuestas? ¿Pero cómo es que se le da validez a una muestra de 1,000 o 2,000 personas tomada en una semana en cinco municipios? Esto es imposible en Nuevo León, imposible en Veracruz e imposible en Edomex.

Presento aquí una metodología cualitativa que pretende definir quién ganará en el Edomex 2017 con base en las encuestas que ya existen y cuatro variables cualitativas que no pueden considerar las encuestas.

Primera variable: No quiso contestar
En el Edomex el 20% de entrevistados que no quiere contestar no es por ser indecisos, esa es una falacia. Nadie le va a responder a un chico con gorra de Consulta Mitofsky afuera de metro Los Reyes o Ecatepec que no va a votar por el PRI. Esto que parece una obviedad, no lo es ni para los políticos, ni para los periodistas ni para los mismos encuestadores. De igual forma, si llaman por teléfono de El Financiero para realizar una encuesta en municipios como Tejupilco, San Mateo, Chalco o Atlacomulco, quienes acepten responder no van a afirmar que no votarían por el PRI. No hay manera de proponer una fórmula para hacer esta afirmación, solo se trata de entender al Edomex. Si esto no se entiende, no se conoce a este estado.

Segunda variable: Comportamiento histórico
Me llama la atención que ninguna encuestadora considere esa variable. Quizá sea imposible incorporarla a un análisis. No lo sé. El recuento histórico tiene varias interpretaciones, por ejemplo, el mejor resultado del PRD fue en 2005 con 24% —con una pésima candidata, llamada Yeidkol—. Otra es que el PAN va en caída libre desde 1999, cuando José Luis Durán logró el máximo histórico de su partido al perder con 34% frente al 41% de Montiel. lleva el PAN 18 años de bajada, de retroceso en Edomex. No me digan que esto no es relevante.
En el histórico hay que observar dos elementos para 2017: Una, en cada elección la preferencia hacia el PAN se reduce y dos, en cada elección el PRI alcanza su más alta preferencia al iniciar la campaña —salvo el caso de Eruviel en 2011—. Como se ve en esta gráfica de El Financiero:

Screenshot 2017-05-29 18.31.22.png
Tercera variable: Voto útil para sacar al PRI
Ninguna encuesta pregunta a la gente si cambiaría su voto al PAN o PRD por Morena para sacar al PRI. Hubiera sido buena idea hacerlo. ¿Cuántos son estos swingers panistas y perredistas que el 4 de junio darán su voto a Delfina? La experiencia reciente del votante que cambia a la hora de ir a votar es de Veracruz 2016 y Nuevo León 2015, entre ambos estados podemos ubicarla en un rango que va del 13% al 21% del total de votos. No se requiere hacer una regresión estadística para realizar este cálculo, pero se necesita conocer la política y al votante mexiquense para hacer esta aseveración, por eso la hago.

Variable 4: Indecisos
¿Cuántos son y dónde están? En el Edomex los encuestadores han cometido el error, quizá a propósito, de no diferenciar entre los indecisos y quienes no quieren contestar. Me quedo entonces con el dato de que en las elecciones federales de 2012 los indecisos eran 5% del total.

Al considerar estas variables, pregunto: ¿cómo va a ser el resultado en Edomex 2017?
Primero, hago una foto de las tendencias con la que me parece de manera la encuesta más confiable. Es de inicio de mayo 2017 en El Financiero:

Screenshot 2017-05-29 19.29.14.png

La tendencia histórica nos enseñó que el voto al PRI disminuirá, por lo que el 27% a principio de mayo es su techo, su máximo. Si consideramos su tendencia histórica, el voto deberá caer hasta un 3% y ubicarse finalmente en 24%.

La variable histórica para el PAN indica que cada seis años cae entre 4 y 9 por ciento. ¿Por qué detener esa caída en 2017 con una candidata como Josefina? Si en 2011 el PAN obtuvo 21%, este 2017 llegará con penas y lagrimas al 16 o 17 por ciento. El PRD no puede mejorar en Edomex, me parece que es una situación de carácter psicológico. El PRD no da para más en el Edomex, nunca ha logrado ni un 25%. El PRD se mantendrá en su promedio histórico de 17%. Créamelo.

¿Y Morena?
Sin antecedentes solo nos permite incorporarle las otras tres variables que presenté. Según la encuesta mencionada, el 27% de preferencia es su piso, su mínimo. ¿Por qué? Porque nadie, se los aseguro, va a cambiar su decisión inicial de votar por Morena para votar por del Mazo o Teresa a última hora. Tendría que suceder una catástrofe, algo así como un video en El  Universal de Delfina recibiendo dinero de JaviDú, del Chapo o de Eva Cadena.

A ese porcentaje del 27 que lleva firme Morena, habrá que sumar de manera conservadora por lo menos una parte de los indecisos. ¿Recuerda que son el 5%? No se los sume todos, solo añada un 2%. Además, a Delfina súmele de forma también muy conservadora, un 3% de parte del PT y sobre todo de Isidro Pastor —quizá me equivoque y esto sea hasta un 5%—, para no errar sólo añada 3%.
Aquí lleva Delfina ya un mínimo de 33%.

Ahora viene ese 20% de voto oculto o “que no quiso contestar” a los encuestadores. De ese 20% del voto oculto, ¿cuántos ocultaron que votarán PRI, PAN o Teresa Castell? Se lo digo ahora: Cero. ¿Cuántos por el PRD? No lo sé. ¿Cuántos ocultaron su voto por Morena? Cuando menos la mitad del 20%, pero podrían ser todos. Se lo firmo ante notario. Si le sumamos la mitad a Delfina aquí ya reúne 43%.

¿Voto útil? ¿Cuántos votantes en Neza y Naucalpan, por ejemplo, van a dejar al PAN y al PRD para ir por el PRI? Ninguno, nulo, nada, cero. Creer que alguien cambiaría su voto para favorecer al PRI no es una opción en Edomex. No se vota así. Pero, ¿cuántos del PAN y PRD girarán a la mera hora por Delfina? Es arriesgado, pero quizá una cuarta parte de su voto declarado. Es decir, si consideramos que hay una preferencia entre 16 y 17 por ciento a favor de cada uno, PAN y PRD, podría decirse que a la hora de enfrentarse a la urna entre un 3.2 y 3.4 de los que favorecen a azules y amarillos se irán con Delfina, lo que la lleva a sumar 6 o 7 por ciento más.
Esto pondría a Delfina con 49% de la preferencia electoral cuando menos.

Así, con esta, mi técnica cualitativa, los resultados para el 4 de junio serán:
Morena    49%
PRI            23.5%
PRD     13.5%
PAN     13%
Otros despistados: menos del 1%

Y colóquele usted el típico error de más/menos 3 por ciento.

Twitter @esAndresMx

Save

Save

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s