¿Qué soluciona la renuncia del presidente?

Nada. Es decir, no traerá a los 43 normalistas de vuelta ni a los miles de muertos a la vida.
La presión en redes sociales para exigir la renuncia del Presidente Enrique Peña Nieto es estéril. La respuesta directa, paisanos, es que él no va a renunciar, incluso cuando una “causa grave” como indica el artículo 84 de la Constitución está sucediendo hoy. Y no solo hay una causa, hay varias. Para no mencionar a Ayotzinapa ni el número de homicidios en este año, es viable sustentar que “causa grave” son los 123,000 secuestros en 2013… más los que van este año. En lo personal, conozco tres personas, todas mujeres, que han sido secuestradas. Esa sola causa me parece que tiene los elementos morales y de legitimidad para exigir que se vaya el presidente, pero no soy ingenuo. Enrique Peña Nieto no va a renunciar.
Quienes demandan la renuncia del presidente lo hacen al garete. El Secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, quien, hay que decirlo, ha actuado de manera profesional durante esta crisis, asumiría la presidencia y convocaría elecciones en nueve meses. Elecciones a las que se lanzaría el Peje, López Obrador, algún legislador del PAN y el Secretario de Hacienda, Videgaray. Del PRD ni sus luces, es el perjudicado menos mencionado por la crisis de Ayotzinapa, pero el más afectado después del PRI.
La renuncia del presidente no soluciona nada, lo que hace falta es un cambio y no en el gobierno, sino en la sociedad. Los políticos no son noruegos ni ugandeses, al igual que nosostros son mexicanos, son el reflejo de la gente, del pueblo, remember Juanito, los políticos son personas como tú y como yo, educados como nuestros padres y como nuestros hijos.
El cambio que viene tiene que doler y ni modo, tenemos que entrarle. Incluye cosas como dejar de ver Televisa para siempre, esperar la luz verde, pagar la tenencia a tiempo, quitar los diablitos, a dejar la transa y hacer prevalecer el trato justo. Incluye erradicar la rutinaria violación de los derechos laborales donde se entra a las ocho y se sale a las diez, incluye pagarle aguinaldo e IMSS a la criada (o empleada doméstica para ser políticamente correcto), incluye pagar la multa en lugar de darle mordida al poli, hacer cola en vez de ir a la reventa y todas esas pequeñas cosas que Enrique Krauze una vez denominó “el pequeño priista que todos llevamos dentro”.
El punto es que si no renuncia el presidente y tu y yo no cambiamos, vale un comino, van a seguir faltando otros 43 en diez y en cien años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s