Brasil 2014 Día 6

En el primer partido de la jornada seis Bélgica-Argelia nos recordaron que incluso el fútbol de Copa del Mundo puede ser aburrido. Argelia se encontró con un penalti, dudoso todavía en el 25’, sin buscarlo con enjundia y al igual que ecuador contra Suiza después del gol dejó de trabajar por la victoria. Por su parte, en el primer tiempo Bélgica recurrió a su antaña tradición de dar un mal primer partido (con la gloriosa excepción de aquella inauguración de España ’82 en la que los belgas derrotaron al campeón Argentina 1-0). Para el segundo tiempo y cuando parecía que sería mejor ver el resumen en la noche que ver el partido apareció Fellaini con su grandiosa cabellera afro traída desde alguna disco de los 1970 y clavó un golazo con un giro de cuello de 180º espectacular en el 70’. Gol que no fue tan comentado como el de van Persie de palomita, pero que no le pide nada en cuestión técnica y artística. El de van Persie fue más visual, más para la tele por estar solo afuera del área, pero esto solo hace al gol de Fellaini más interesante. Argelia, en lugar de echarse para adelante y demostrar por qué fue ganando gran parte del partido, empezó a cuidar el empate y al igual que Ecuador, pagó el precio sobre el tiempo de compensación.

Al mediodía llegó el plato fuerte con el esperadísimo Brasil-México, que si bien fue uno de esos partidos vibrantes de 0-0, reveló varias carencias. Falta de tiradores de media distancia y de delanteros creativos para Brasil y de buen acompañamiento al frente para México, que quizá por presentarse con un esquema más defensivo que ofensivo nunca pudo concentrarse a tres cuartos de la cancha. Al final, el resultado favoreció a ambos y Memo Ochoa se levantó con el gran portero del mundial hasta este punto.

Image

Para la noche, y con la idea de que Rusia es un misterio envuelto en un enigma como dijo Churchill, vimos a Corea presentarse, como acostumbra, con más ganas de correr y coraje que técnica e imaginación. Incluso en la página oficial de la FIFA este partido es el único catalogado de “decepcionante” hasta la fecha —a mí me pareció que el peor ha sido el de Nigeria-Irán, pero en gustos se rompen géneros—. Fue ese coraje coreano y la falta de imaginación al minuto 68 lo que hizo que Lee decidiera disparar al arco cuando tenía dos compañeros seguros para pase, pero el portero ruso, Akinfeev, traía mantequilla en las manos y al igual que Iker y Rui Patricio en días anteriores no pudo con un balón que parecía fácil. Ese gol despertó a Rusia y puso nerviosos a los coreanos, quienes con errores en su defensa permitieron el empate minutitos después.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s