¿Y tú cuánto cuestas? (2007)

Documental, opera prima del director mexicano Olallo Rubio quién dejó la radio para estudiar cinematografía, se caracteriza principalmente por una falta de continuidad. No estoy seguro de cuál era el tema central que quiso abordar el director por hora y media.   

Comienzo por lo bueno. Excelentes entrevistas callejeras donde se pregunta a mexicanos y gringos que piensan el uno del otro y que opinan de diversos temas. Aprendí mucho y confirmé lo que intuía: creemos conocernos mutuamente y no nos conocemos ni un poquito.
 

Image

Voy con lo extraño. No sé qué intenta probar el documental. Primero, quizá por ser mexicano y haber vivido en EUA, el director trató de comparar como se definen y ven mutuamente mexicanos y estadounidenses, cosa que hace bien en la priemra media hora después de una introducción ajena al resto de la película.

El segundo tema, es que los medios de comunicación manipulan y controlan todo lo que la gente quiere ser y hacer. Es decir, los medios, lo que incluiría a este documental (ironía que se le escapa al director o que la evade impunemente), tienen como único fin generar utilidades y no beneficiar al comprador.

El tercer tema ya no supe si es la guerra por el petróleo, la influencia de la Coca-Cola en México, lo que vale un organismo humano, el poder global de las grandes corporaciones o que el dinero controla todo. Y estoy convencido que el director tampoco lo supo por la carencia de estructura argumental.   

Voy con lo peor. El documental tiene una serie de lo que llamaré “misceláneos” que no tienen una función clara en la continuidad y desarrollo del a película. Además de temas económicos presentados de manera superflua hay una serie de parodias de comerciales con producción cinematográfica carentes de frescura y originalidad —salvo la de Aerocoyote, que además tiene la originalidad de que resulta ser un cuento—.

Aparecen por aquí y por allá una serie de comentarios infundados, no me refiero a los de los entrevistados, sino a la voz narrativa del documental. Por ejemplo, ¿el petróleo y las divisas de remesas de México se utiliza para comprar productos de los EUA? Lo dudo, pero así lo implica la película (min. 78) sin ningún otro objetivo aparente más que para concluir que México consume mucha Coca-Cola (?).

Sí, yo tampoco supe que decir. No es mala película, pero no me atrevo a recomendarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s