Kafka I: La Condena

Hay que empezar a leer a Franz Kafka por tres relatos que el pidió a su amigo y editor Max Brod se publicaran juntos bajo el título: Los Hijos. Y me parece que hay que leerlos en el siguiente orden: La condena, La metamorfosis y El fogonero (conocida como Amerika por la edición de Max Brod).

En las tres historias Kafka encuentra en la relación entre vástago y padre, en especial en la autoridad del padre sobre el hijo el punto de quiebre, es esta la causa del momento crítico de cada historia. No es la tensión familiar el hilo conductor del argumento en cada relato, Kafka nos recordó en el siglo XX que el argumento incluso puede ser irrelevante, lo importante es un acto, una hipotesis, una circunstancia, en este caso la tensión padre-hijo lo que ocasiona los desenlaces críticos en cada uno.

Es La Condena el primer cuento postmoderno, existencialista y de misterio psicológico. No esperemos encontrar en La Condena un cuento guiado por un argumento que podemos resumir o comentar de principio a fin. Esta es la magia de la narrativa, pero sobre todo resumir este cuento es, sino imposible, totalmente inocuo.

La Condena inicia con el joven Georg Bendemann quien escribe una letra a su amigo en Rusia y duda si debe decirle que está a punto de casarse. Decide charlar con su padre sobre la posibilidad de invitar a su amigo. El padre eleva el tono de la discusión al afirmar que no recuerda al amigo en Rusia y qué es una invención del hijo, el George insiste pero su padre afirma que el amigo solo vive en su imaginación de George. Y entonces no sabemos si el amigo es real, si la boda es verdadera o quién de los dos personajes miente o cree que miente. La fragilidad de la verdad se destroza totalmente hasta que el padre condena a George a morir ahogado. ¿Es culpable George? ¿Merce el castigo? No importa uno mismo sabe si es o no culpable. Una aproximación similar sucede en El Proceso pero en mayores dimensiones.

Una historia para leerse y disfrutarse, en la que no hay que tratar de entender si debe tener un principio y un final lógico, hilado; la lógica de la historia está en la manera en que Kafka moldea la realidad.
Leela aquí: http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/kafka/condena.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s