Los libros y los sueldos

Los mexicanos trabajan más y ganan menos, ¿a qué hora van a leer? A la par de que se destapó la ignorancia de Enrique Peña surgió el reporte Divided we stand: Why Inequality keeps rising? de la OCDE.
Dos datos muy importantes tiene el reporte, el primero sobre la desigualdad y el segundo sobre horas trabajadas en México.

En relación con la desigualdad, desde 1982 a 2009 ésta ha aumentado en México, cosa que después de las crisis del 82, 85, 87 y 94 no es novedosa, sin embargo y para fortuna de los gobiernos panistas es un dato duro el hecho de que desde el 2000 la desigualdad haya disminuido. Tendencia contraria a lo sucedido en promedio en la OCDE.

En relación con las horas trabajadas se confirma algo que sospechábamos: los mexicanos que menos ganan traban más en comparación con lo que sucede en otros países. El 5% de los mexicanos que menos gana trabaja 2,155 horas al año, en comparación, los españoles más pobres trabajan 1,177 horas, los irlandeses más pobres 872 y los húngaros 1,441.

Así, se genera un ciclo terrible, humillante y denigrante: los mexicanos pagan sueldos paupérrimos a sus trabajadores y los hacen trabajar más que en el resto del mundo. Una cuestión que va más allá de lo económico y daña el tejido social.
Por supuesto, al igual que Enrique Peña, estos trabajadores no tienen la concentración ni las ganas, ni el humor de llegar a leer a Saramago antes de dormir.

Por supuesto, estos trabajadores no pueden estudiar: la televisión, la iglesia y el gobierno, los mantienen jodidos mental yf;isicamente, no tienen tiempo libre; ya lo dijo Marx son simplemente explotados en su fuerza laboral y ya lo dijo Althusser, los elementos ideologicos los dominan.

¿Quién va a comprar el La silla del Águila en 235 pesos cuando gana 800 a la semana y gasta 200 de transporte? ¿Quién va a tener el humor de estudiar si se joraba el doble de tiempo que un francés o un alemán para obtener un sueldo de mierda?

Los más desiguales de la OCDE

Claro que no leen, no quieren leer, no pueden leer, ¡tienen que trabajar! Si no lo hacen se los lleva la chingada.
Qué no se preocupe Peña, como dice su hija: hay muchos pendejos prole y ellos tampoco han leído tres libros que los marcaran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s